RAFIA

El proceso de producción con rafia:

Extracción de fibras de palma
La rafia natural proviene de las hojas grandes de la palmera de rafia. Podando estas hojas se obtienen unas fibras caracterizadas por su resistencia y con las que se producen diferentes tipos de artesanía.


Secado
Para poder trabajar con las fibras, es necesario secarlas durante tres o cuatro semanas, dependiendo de las condiciones climáticas.


Teñido
Si queremos que las fibras naturales adquieran colores es necesario teñirlas de forma artesanal a través de un proceso que se prolonga de dos a tres días. Se meten en cacerolas con agua hervida con productos naturales y hay que moverlas y sacudirlas cada cierto tiempo para que el color se extienda a través de la fibra. Al ser un teñido manual y natural, el color nunca resulta uniforme, lo que hace más especiales las piezas terminadas.


Segundo secado
Es necesario volver a secar las fibras teñidas de una manera concreta. Un proceso que debe desarrollarse a la sombre y que lleva de tres a cuatro días siempre que las condiciones climáticas sean favorables.


Bordado
La técnica del bordado de rafia está casi extinta. Hay muy pocos artesanos en nuestro país que sigan desarrollando este arte. Cada par de pendientes lleva entre doce y quince horas de trabajo y cada corona entre treinta y dos y cuarenta, dependiendo del tipo de bordado y tamaño de las piezas.